Lunes 17 de Febrero de 2020
 12/02/2020 -  HISTORIA
Las 999 chicas del primer tren a Auschwitz

Heather Dune Macadam reconstruye la historia de las 999 jóvenes judías eslovenas que llegaron en el primer convoy al campo de concentración. «El relato oficial del Holocausto es masculino», asegura.


En la primavera de 1942, 999 mujeres judías de entre 16 y 35 años fueron reclutadas en Eslovaquia y enviadas a Auschwitz. Les dijeron que no estarían fuera más de tres meses y que iban a trabajar a la recién ocupada Polonia. Para muchas, era la primera vez que salían de casa. Algunas incluso se emocionaron ante la idea de ir a trabajar al extranjero. La mayoría no volvió a casa. Dos tercios del convoy -por el que Alemania pagó 500 marcos al gobierno del sacerdote nazi Jozef Tiso- falleció antes de que el año terminara.


La norteamericana Heather Dune Macadam cuenta en Las 999 mujeres de Auschwitz (Roca Editorial/ Comanegra) las historias que ha logrado reunir, 75 años después, de aquellas chicas judías que llegaron en el primer tren a Auschwitz. No eran prisioneros de guerra ni combatientes de la resistencia, sino mujeres en la plenitud de su vida.


¿Por qué? «Si tu objetivo es destrozar una raza, lo primero que atacas es a las mujeres en edad fértil. Ha sido así desde Babilonia, las mujeres siempre han sido el blanco de guerras y genocidios. Además, en una sociedad patriarcal era más fácil dejar ir a tus hijas que a tus hijos. Y estoy convencida de que en la Conferencia de Wannsee se dijo que había que empezar por las mujeres. Eran jóvenes, adolescentes, poco educadas... no eran importantes», explica.


«Las sensaciones son difíciles de explicar», cuenta en el libro una de las supervivientes, Edith, «porque una chica de 17 años, si no es una estúpida de remate, es mucho más optimista sobre el futuro que una persona mayor. A pesar del miedo y la inseguridad, el optimismo seguía allí». Quizá eso explique que, según la autora, las mujeres sobrevivieran en el campo más que los hombres. «Si has pasado por Auschwitz, el número con el que te marcaron al llegar es tu identificación, el que indica en qué fecha entraste en el campo. ¿Cuántos supervivientes hombres hay con un número de cuatro cifras? La respuesta es que apenas hay en comparación con el número de mujeres. Somos más duras», asegura.


Un dato que tiene varias explicaciones: una es que a los hombres que no eran enviados directamente a las cámaras de gas se les asignaban durísimos trabajos físicos que mermaban rápidamente su salud. Otro es la complexión física de algunas mujeres: «Si eras pequeña, era probable que necesitaras comer poco para mantenerte, y también que pasases más desapercibida entre los miles de prisioneros. El mero hecho de quedar por debajo de la mirada de los guardias de las SS hacía que no fueras percibida como una amenaza. Aunque vivir o morir era una cuestión de suerte: te podían matar por cualquier motivo, por estar enferma, por estar sana o por ser guapa».


¿Por qué 999 y no mil? La autora asegura que se debe a lo obsesionados que estaban los altos cargos del Tercer Reich con el misticismo oculto. Himmler era un astrólogo ferviente, un entusiasta de las cartas astrales, Goebbels estaba fascinado por Nostradamus y el número 9 era «culminante», muy potente. La prueba es que días antes, Himmler ordenó otro envío a Auschwitz de otras 999 prisioneras de Ravensbrück.


Las cámaras con Zyclon-B empezaron a funcionar en julio de 1942, así que Dune Macadam calcula que las supupervivientes que llegaron en marzo de aquel año pasaron en Auschwitz dos años y nueve meses, casi tres años, antes de que fuera liberado en enero de 1945. «Pero si te fijas, el relato oficial del Holocausto, las historias que son el buque insignia del campo, son de hombres como Primo Levi, que pasó seis meses allí, o Viktor Frankl, que estuvo menos. Es una historia masculina. La única historia femenina es la de Ana Frank, que no escribió sobre Auschwitz».


Hace seis semanas que el libro se publicó en Estados Unidos y su eco internacional ha hecho que aparezcan nuevas pistas relacionadas con aquel convoy: sólo en las dos últimas semanas se han puesto en contacto con Dune Macadam una superviviente de 96 años desde Australia y otra de 94 de Nueva York. «Hace un mes contabilicé 60 supervivientes, pero hoy diría que son unas 80. A las mujeres les cuesta más contar su historia. Todavía existen muchas historias que no conocemos», apunta la autora, para quien recoger esas voces es hoy más importante que nunca por varias razones. «La primera es porque se están muriendo. Y luego está el auge del antisemitismo en Europa y la polarización de las razas y las religiones en la sociedad», desliza. «La guerra no le sirve a nadie. Odiarse está mal, pero ¿matarse por ello? Si queremos la paz necesitamos más mujeres líderes», concluye.


ESPACIO PUBLICITARIO










REDES SOCIALES

© 2019 - OPINIÓN DE LA COSTA
PROPIETARIO: Mariano Alberto Bobryk
PROPIEDAD INTELECTUAL RL-2019-11428956-APN-DNDA#MJ
Av. San Bernardo 1617 - San Bernardo del Tuyú
Partido de La Costa - Buenos Aires - Argentina